Videomúsica: ¿intermedia o nuevo lenguaje?

Si hay algo que caracteriza el instante de la historia en el que nos ha tocado vivir, es sin duda, el elemento comunicativo, la red inmensa de información emitida y recibida entre todos los miembros de este sistema de hiperconectividad. Específicamente, dentro de esta amplia gama de expresiones divulgativas de la información, parece que el elemento visual, la imagen, sea aquél que más poder de atracción ejerce tanto a la hora de ser utilizado como medio expresivo como por el impacto que genera en un hipotético usuario/espectador.

Para entender este desarrollo contemporáneo, deberíamos remontarnos al inicio del uso de la imagen como medio expresivo, cuando los hermanos Lumière inventaron la tecnología que permitiría la reproduccion de la imagen en movimiento. A partir de su cinématographe surgieron  las primeras expresiones artísticas que dieron lugar al lenguaje cinematográfico, que hoy conocemos con el nombre de cine mudo. Este medio que en inglés denominan silent film (si se me permite desafortunadamente, ya que de lo que carecía era de diálogos, que no de sonidos) en realidad incorporaba el medio sonoro como refuerzo e intensificador de la reproducción visual.

Pronto numerosos artistas, algunos de ellos procedentes tanto del ámbito pictórico como del literario, entre los que podemos citar a Cocteau, Buñuel o Dalí, se sintieron fascinados por la capacidad expresiva de este nuevo medio, y en los albores del siglo XX desarrollaron un lenguaje vanguardista que segregó un nuevo acercamiento al uso de la manipulación y elaboración de la imagen en movimiento, que podríamos denominar cine experimental.

Sin embargo, otros artistas entre los que podemos citar McLaren, Fishinger. Ruttmann o Mary Ellen Bute, dieron un giro esencial en el desarrollo de este cine experimental a través del uso peculiar del sonido, el cual elaboraron en estrecha relación con las imágenes, en un gesto en el que podríamos vislumbrar a los pioneros de la visualmusic. En efecto, esta última, Mary Ellen Bute, artista americana de ámbito pictórico, comenzó su actividad en el campo de la producción cinematográfica abstracta en colaboración con el músico-matemático Joseph Schillinger y su sistema para sincronizar sonido e imagen, relacionando ciertos parámetros visuales como forma, color movimiento espacial con ciertos aspectos y dimensiones musicales.

Este particular itinerario que tomó el cine experimental en las primeras décadas del siglo XX que constituyó el primer colectivo de artistas de la visualmusic tuvo su continuación unas décadas más tarde; de nuevo asociadas a una revolución tecnológica, surgió en los años 90 la nueva irrupción de artistas que operaban a través de una sincronía entre imagen y sonido, constituyendo la nueva generación de la visualmusic que trabajaban a través del desarrollo de las nuevas tecnologías informáticas para generar imágenes sintéticas (también en tiempo real) directamente controladas por parte de parámetros musicales. En este caso, aunque existe un grado de sincronismo entre el aspecto visual y el sonoro, se establece una relación dispar entre música e imagen, en tanto que ciertas dimensiones sonoras son las que generan el flujo visivo.

Así, vemos surgir desde finales del siglo XX hasta el momento actual, numerosas expresiones artísticas, entre las que podemos citar al videoclip, la visualmusic o la videomúsica, cuya peculiaridad proviene del uso conjunto de imagen y sonido, que guardan similitudes entre ellas  a la par que notables diferencias, sobre todo en lo que se refiere al equilibrio entre sus dos elementos integrantes, la música y la imagen.

Oquedades from Tangatamanu on Vimeo.

De este modo, la visualmusic parece haber dado un giro radical en el presente hacia aplicaciones comerciales, tales como el VJing sobre una base musical tecno con uso simultáneo de imágenes generadas y/o controladas en tiempo real, perdiendo de esta manera el aura creativa de antaño para dejar lugar al puro entretenimiento.

Por otra parte, el videoclip que es otra expresión habitual en el uso  de forma conjunta de imagen y sonido, se centra principalmente en la creación de imágenes para música pop, normalmente dirigidas a la promoción de canciones y cantantes observa una dependencia total de las imágenes hacia una música ya preexistente.

Y por último, la videomúsica, heredera de las influencias del videoarte y del cine experimental por un lado y de la música experimental del siglo XX, con especial atención a aquella que gravita en torno a la música electroacústica, intenta crear un equilibrio entre los dos aspectos sonoro y visual, creando ambos materiales, visual y sonoro, simultáneamente y bajo un único y común gesto semántico.

Para saber más:

visualmusicarchive.org

ETIQUETADO EN:


10 comentarios “Videomúsica: ¿intermedia o nuevo lenguaje?”

  1. La verdad es que me ha encantado este artículo, muy instructivo. Bravo Julia Chiner.

    Alfonso 1979 / Responder
  2. Por cierto ¿Habrá más artículos de este tipo? Me encantaría saber más… por pedir que no quede…

    Alfonso 1979 / Responder
  3. Realmente inspirador el video de Oquedades

    Silvia Marquez / Responder
  4. Me gusta

    cristipisti / Responder
  5. mola

    Paprika / Responder
  6. Este campo parece que avanza a pasos agigantados

    Paprika / Responder

Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.