0
Industrias Creativas

Un germen maravilloso en Latinoamérica: La Orquesta Sinfónica Social

Un germen maravilloso en Latinoamérica La Orquesta Sinfónica Social 2

Un germen maravilloso en Latinoamérica: La Orquesta Sinfónica Social

“…Tras cruzar la ciudad por la avenida que circunda la capital de Córdoba en el corazón de Argentina, un último semáforo me deja en la puerta del laberinto de callecitas que me llevarán a una humilde, pero pujante escuela en un barrio considerado urbano marginal en sus posibilidades económicas, sociales, de sanidad y seguridad pero que, en mi propia vivencia, es un barrio que esconde grandes posibilidades y múltiples ejemplos de voluntad de crecer, en todo sentido…
Llego algunos minutos antes y ya no estoy sola. Cada “día de orquesta”, como ellos les llaman, llegan un grupo de niñas con sus mamás y los varones generalmente esperan la hora mientras patean una pelota en el patio de la escuela. Llegan primeros, llegan con ganas, llegan con sueños, y llegan con las manos abiertas y listas para tomar el instrumento musical que han elegido y que el Programa Nacional de Orquestas y Coros del Bicentenario (Argentina), ha puesto en sus manos.

Un germen maravilloso en Latinoamérica La Orquesta Sinfónica Social
Con el correr de los minutos el equipo se completa, con el resto del plantel docente, con el resto de los estudiantes y entonces, la orquesta social comienza su jornada…”
Soy una compositora-directora y disfruto ampliamente ambos roles. Soy la misma esencia cuando disfruto un concierto donde estreno un concierto en Estados Unidos, o cuando comparto trabajo con grandes solistas que comisionan música, cuando estudio los grandes maestros para perfeccionar mi obra, cuando me siento al piano para comenzar una pieza nueva y también cuando dirijo “mi” orquesta de niños. Ya sé… no debo decir “mi” porque es de todos, pero el hecho de hacerla mía me hace amarla, luchar por ella y componer para esos pequeños que con las dos, tres o diez notas que pueden tocar, expresan sus sueños y sus ganas de decir “yo puedo” y es en ese momento, cuando los escucho, en que entonces mientras mis brazos se baten para marcar entradas y matices yo pienso: “Sí, ¡yo les creo!”

Un germen maravilloso en Latinoamérica La Orquesta Sinfónica Social
La experiencia de las orquestas sociales que nació en Venezuela años atrás con el maestro Abreu, se expandió en mucha Sudamérica y hoy, entre todos los países que siguiendo el modelo, adaptaron y abrieron propios programas, el mundo cuenta con miles de orquestas y coros de niños y adolescentes que conocen esta nueva oportunidad de hacer música, de hacer sueños.
Es mi deseo que ni lineamientos políticos, ni intereses personales, ni desarreglos económicos contaminen estas orquestas. Ojalá que muchos músicos profesionales puedan aportar, enseñar, compartir y brindarse en las diferentes agrupaciones de sus países. Quizás muchos están dudando, por no conocer si habrá retribución alguna. Puedo garantizar que SI LA HABRÁ. Seguramente no será económica o de exposición pública, lo más probable es incluso lo contrario a esto. Pero puedo asegurar que lo que se recibe viniendo de cada niño, lo que se aprende de cada vida, lo que regresa conmigo después de cada clase, ensayo o concierto; no tiene un precio calculable, porque capitaliza directamente en el alma… Son miles diciendo con música “yo puedo”, que seamos miles también quienes podamos decir: “¡Les creo!”

Acerca del autor

Noelia Escalzo

Licenciada y Profesora en Composición, Directora de Orquesta

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x