PROCESOS COMPOSITIVOS PROFESIONALES: ENTRE LA PERFORMANCE Y LA CREATIVIDAD PROGRAMADA

PROCESOS COMPOSITIVOS PROFESIONALES:

ENTRE LA PERFORMANCE Y LA CREATIVIDAD PROGRAMADA

Hace un tiempo descubrí en la plataforma YouTube un vídeo de la creadora ‘Ter’ que me hizo reflexionar al respecto del concepto de performance en los compositores, debido a como bien indica la youtuber, dependiendo del acto en el que trabajemos y arte en el que lo aplicamos, podríamos tener distintas perspectivas.

En la propia creación musical, la línea que separa la performance con los procesos creativos de mercado no está demasiado definida y por eso surge la idea de proponer que cada compositor haga una introspección en ambos términos por separado cada vez que se dispone a componer.

La mayoría de compositores hemos recibido una educación musical genial, en la que estudiamos obras antecesoras a nuestras creaciones en sus múltiples condiciones y características, y es después cuando plasmamos todo ese conocimiento en nuestras posteriores obras.

En los proyectos de la época de educación de composición musical poseemos una serie de limitaciones musicales (armonía, forma y estructura, texturas, instrumentación, etc), dadas por las propias programaciones educativas, las cuales dejan mucho espacio para la imaginación y la experimentación.

PROCESOS COMPOSITIVOS PROFESIONALES: ENTRE LA PERFORMANCE Y LA CREATIVIDAD PROGRAMADA

Más tarde, cuando los compositores del siglo XXI damos el gran salto al mundo laboral, nos encontramos un gran mar desconocido (porque en las enseñanzas musicales no se trabaja con la idea de inserción laboral) que denomino creatividad programada.

Esta creatividad programada está incluida en muchas de las relaciones laborales que un compositor se encontrará a lo largo del total de su creación, pudiendo participar en encargos musicales en los que sólo encontraremos música, u otros en los que nos relacionaremos con otras artes, como acompañamiento o como elemento con personalidad artística propia.

Cada composición es un obra artística única y debemos por ello hacer un análisis psicológico de uno mismo, de nuestro ser, y de lo que podremos plasmar en la creación, además de construir las mejores relaciones posibles entre creadores y demás coordinadores del producto artístico final.

El autoconocimiento y dominio técnico nos dará aquellas herramientas necesarias para poder implementar nuestra pequeña performance al proceso, en mayor o menor medida, y así poder estar en paz moralmente sabiendo que nuestra esencia estará allí inmutable en el producto final.

La razón de cada compositor es la de crear estrechos nexos entre nuestras vivencias y gustos, y las de los oyentes, ya que toda música tiene cabida. Toda música lo es cuando se encuentra con un oyente definido, atraído por un producto artístico final en colaboración con otros creadores o no, y la búsqueda de su atracción musical.

Por último, me gustaría puntualizar que no en todos los proyectos artísticos musicales profesionales podremos dejar la misma proporción de nuestra esencia, pero sí es necesario tener en cuenta que lo mejor para todos (creador y consumidor) es que en la interacción de nuestra performance en un concepto artístico muy programado y extra-musical, y viceversa, es decir cuando tengamos mayor libertad, apliquemos una mentalidad profesional a favor del resultado, y quede estampado siempre nuestro sello artístico personal.

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.