¿PARA QUÉ SIRVE UNA ESCUELA?

¿PARA QUÉ SIRVE UNA ESCUELA?

“A la escuela se viene a aprender”, frase popular. Sin embargo, la respuesta es más compleja, porque si no estaríamos viviendo de espaldas a la corriente actual de maestros en pro de una nueva revolución en el sistema educativo.

“Un libro sirve para leer”, segunda creencia popular. De nuevo es más completo, porque si no yo no estaría escribiendo este artículo.

Años de escuela, de lectura y de profesión, me conducen a afirmar que el aprendizaje se adquiere con la práctica y solo con la práctica. Esa práctica es la que te permite descubrir tu verdadero potencial diferenciador. Entonces, deduzco que todo ser humano tiene un potencial intrínseco que le define como persona y le permite desarrollar su vida personal y profesional.

Vuelvo a la pregunta: ¿para qué sirve la escuela? Para enseñarnos a explorar nuestro potencial y explotarlo del modo más creativo. Y a la pregunta, ¿para qué sirve un libro?, respondo, para tener guías de exploración. Por libro, siempre me refiero a literatura.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA ESCUELA?

Abro un libro que me fascina y empieza con un mapa repleto de detalles de todas las islas del Mar Helado, allá donde el invierno hace que el viento congele las velas de los barcos. Observo e imagino, antes de la lectura, cómo viven allí de la pesca, cómo se resguardan del frío y me pregunto cuántos piratas se esconden en los islotes más escondidos. Empiezo a leer la historia y ya estoy dentro de ella, acompañando a la protagonista en su viaje para rescatar a su hermana, secuestrada por los piratas. Y diseño junto a ella la estrategia de rebelión. He creado un mundo en mi imaginación que me obliga a plantear problemas, considerar soluciones, diseñar estrategias, comprobar si la protagonista las emplea, considerar alternativas y documentarme sobre qué requisitos son necesarios para sobrevivir en un lugar tan inhóspito como ese. Avanzo en la lectura, planteo qué haría yo por mi hermano y cómo de niños superamos los miedos. Y salgo victoriosa de la gesta, junto a esa pequeña protagonista, orgullosas, ella y yo, por la aventura acontecida. Es una relación fantástica, en el sentido más literal de la palabra, donde unimos sueños, creatividad y realidad.

¿Puedo encontrar un maestro con quien vivir experiencias como esa, conseguir que me oriente y contrastemos qué haría cada uno de los dos, ante semejante reto? Retos, estrategias, planes de acción, alternativas, resolución de problemas y comunicación son recursos básicos que nos ofrece la literatura, de modo natural. Con la lectura contrastamos y conocemos experiencias, para, a partir de ellas, crear las nuestras propias en situaciones similares. Y aparece la palabra clave: CREAR. El objetivo de la creatividad es, entonces, desarrollar experiencias propias a partir de las leídas, incorporando en ellas mis propias capacidades. Como las experiencias que estoy leyendo, van más allá de lo que hago en mi rutina diaria, pone a prueba los límites de mi capacidad. Y, por otro lado, a cada nueva estrategia que aplico, mejoro mis capacidades porque, por prueba y error, he aprendido de la anterior. ¿Cuántas escuelas plantean la literatura de este modo en su “plan lector”? Pocas, probablemente, porque en 10 años en el sector no he encontrado escuelas, sino maestros “emprendedores” en lucha contra el sistema y son pocos los que apuestan por la literatura como herramienta de desarrollo.

Leo en un libro de educación, “Algunos expertos en materia educativa afirman que con cuatro o cinco años el 90% de los niños y niñas son un genio en potencia. Cuando pasan diez años, solo el 4%”. Yo no busco genios, pero pienso en todo el potencial creativo que tiramos por la borda. Propongo acompañar a esa edad inicial y posterior en las aventuras fantásticas para aprender a aprender y a conocerse creando sus propios retos.

¿Lees un libro conmigo y lo llevamos a la escuela?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.