0
Industrias Creativas

No estamos solos

En anteriores artículos de esta sección nos hemos acercado a la figura del pianista acompañante. En esta ocasión nos centraremos en explicar cómo puede resultar beneficioso para cualquier músico el contacto con otros instrumentistas y con repertorios diferentes al propio de su especialidad.

Es innegable que los compositores llamados “clásicos” no estaban aislados en el ejercicio de su profesión. Estudiaban y absorbían los ejemplos de sus antecesores y estaban al tanto de la labor de sus contemporáneos (algo a lo que deberíamos prestar más atención hoy en día). Por ejemplo, en el caso de Mozart, virtuoso del piano que cultivó prácticamente todos los géneros musicales, es evidente la relación entre sus óperas y su música instrumental; la una influencia y complementa a la otra. Compárese el Larghetto del concierto para piano nº 11, K 413, cuya melodía cantabile podría formar parte de cualquier ópera, con el aria “Martern aller Arten” de la ópera “El rapto en el serrallo”, cuyo virtuosismo nos recuerda claramente a la música instrumental del compositor austriaco. De hecho, este aria está estructurada en buena medida como un allegro de concierto, y podría transcribirse perfectamente al violín o al piano.

Si Mozart fue un compositor que, como hemos mencionado, se acercó a casi todos los géneros, Chopin compuso casi exclusivamente para piano solo. Aunque este instrumento era su medio de expresión natural, ello no quiere decir que se aislase en él. Chopin fue un gran estudioso de Bach (lo que quizás no resulte evidente en su lenguaje, pero sí en su técnica compositiva) y un devoto de la obra de Mozart, así como amigo y admirador de su contemporáneo Bellini. Podemos ver la influencia de las melodías y las ornamentaciones belcantistas en muchas de sus obras, como los “Nocturnos”.

Con estos ejemplos queremos resaltar la importancia que tiene para los instrumentistas conocer un repertorio lo más amplio posible que abarque todos los géneros, épocas y estilos. También, por supuesto, la música moderna y la música contemporánea y, en un contexto más amplio, otras artes como la pintura, la literatura o la arquitectura: ¡todo es poco para enriquecerse como artista!

Acerca del autor

Cesar Vallejo

César Vallejo nació en Madrid y reside en Pamplona desde 1993, donde estudió piano en el Conservatorio "Pablo Sarasate" con Nerea Guisasola. Posteriormente se trasladó al Centro Superior de Música del País Vasco (Musikene), donde estudió piano con Miguel Ituarte y acompañamiento vocal con Alejandro Zabala y Enrique Ricci. Recientemente ha finalizado sus estudios de máster, en la especialidad de acompañamiento, en la Guildhall School of Music & Drama de Londres. Ha cursado también estudios de órgano y clave en el Conservatorio "Francisco Escudero" de San Sebastián con Loreto Fernández Imaz.
Desde 2009 ha trabajado regularmente como pianista acompañante y correpetidor en recitales, clases magistrales y producciones de ópera (Agrupación Coral de Elizondo, Conservatorio Superior de Música de Navarra, Ópera de Cámara de Navarra, Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera), incluyendo actuaciones en la Holywell Music Room (Oxford Lieder Festival), Teatro Gayarre de Pamplona y Auditorio Baluarte.

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x