0
Industrias Creativas

Mr. Robot

Mr. Robot

Antes que nada déjenme pedirles disculpas por hablar de esta serie. Siempre intento acercarles series no muy conocidas y creo que ésta lo era mientras escribía el artículo, pero va la muy (improperios eliminados) y gana el Globo de Oro a la mejor serie dramática, y de repente, todo el mundo la conoce… será (más improperios eliminados). Como ya tenía el artículo medio escrito, de nuevo les pido disculpas y déjenme terminar de hablarles de esta maravillosa serie estrenada este mismo verano.

Yo en esto de los análisis de las series lo asemejo a cuando hago una cata de vino, me lo trinco entero y después los catalogo en, “me gusta” o “no me gusta”, no doy para más oiga. En el caso de esta serie, debí toparme sin saberlo con un Vega Sicilia y cuando me lo terminé dije, “pues mira, está fetén” (y como para no estarlo).

Si me preguntan qué tiene esta serie para haberse convertido en la mejor serie del año, mi respuesta es clara: ni idea. Les sugiero que revisen concienzudos análisis de expertos críticos por la red, que a estas alturas habrá miles y saquen sus conclusiones, yo como mucho (y después de esta, como siempre, breve introducción de medio artículo) les puedo decir porqué he disfrutado tanto de esta serie. Para ello voy a centrarte en un solo tema: la cabeza del protagonista.

Y es que ante todo tenemos a un personaje, como definirlo correctamente… chungo, friki, zumbao, extraño. Desde el comienzo, la serie nos introduce en su cabeza al más fiel estilo del cine negro, con una voz en off narrando sus pensamientos. La gran diferencia, es que mientras en el cine negro tenemos a un detective con la cabeza muy bien amueblada, que nos va guiando de manera brillante a la resolución del caso, aquí la cabeza del protagonista hace aguas por todas partes.

No se si recuerdan la película “El club de la Lucha”, donde la cámara nos muestra lo que interpreta el cerebro del protagonista (que en su mayor parte difiere con lo que pasa en la realidad), pues esto mismo hace la serie con nosotros introduciéndonos en su cabeza. En los primeros episodios nos muestra a una especie de hacker justiciero, que se dedica a destapar los trapos sucios (siempre los tienen) de aquellas personas que el considera que sus vidas deben de ser destruidas. Vemos la lógica (bien llevada) que hace actuar así al protagonista, para buscar un mundo mejor.

Esta actividad no pasa desapercibida a un grupo de hackers anarquistas, que se las ingenian para agregarlo al grupo con una única misión: Destruir el mayor holding de empresas que, entre otras cosas, controla gran parte del sistema financiero mundial. Y no les cuesta convencerlo ya que nuestro protagonista considera a esta empresa como el epicentro del mal, como la perversión del sistema capitalista llevada a su máximo nivel. Destruirla sería acabar con el sistema establecido, generar un estado de anarquía, reiniciando así todos los sistemas desde cero (eso si es un formatear un disco duro, permítanme el chiste informático).

Pero a partir del momento en que se une al grupo de hacker, vemos que algo falla en su mente, primero con ligeros detalles como por ejemplo el propio nombre del holding de empresas E-Corp. Vemos su nombre por todas partes, anuncios, carteles, la propia empresa etc, pero cuando lo ve nuestro protagonista el lee Evil-Corp, (de hecho alucina que a la gente le de igual que la empresa se llame así) en fin, pequeños detalles que nos va mostrando que su cabeza no está bien del todo.

La dureza y el estrés de preparar tal hackeo a nivel mundial, agravado además por la presión a la que le somete un directivo de Evil-Corp que se huele que algo va a pasar, hace que su cabeza vaya fallando más según pasan los episodios de la serie.

Así nos encontramos que según va avanzando la serie, los episodios son cada vez más caóticos, en el que no sabemos si estamos viendo la realidad, o una realidad paralela inventada. Al fin y al cabo esto es lo que quieres la serie que percibamos, quiere que sintamos la misma confusión que nuestra protagonista, que sintamos en nuestra propia conciencia lo que es la paranoia, sintamos que lo que vemos no es real, o quizás sí es real, para acabar dudando casi de nuestra propia existencia.

Y esto amigos míos, cuando una serie lo consigue, es cuando te dan un Globo de Oro… digo yo.

Acerca del autor

Rodrigo López Viana

Hablo de series

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x