La creatividad musical está al alcance de todos.

La creatividad musical está al alcance de todos.

Improvisar es algo positivo. Digo esto porque hay personas que le atribuyen un cariz negativo. Precisamente en este mundo donde lo único seguro es el cambio, contar con estrategias que ayuden a abrir la mente, combinar elementos, poder encontrar soluciones diferentes a problemas distintos siempre nuevos… es una necesidad vital.

Los seres creativos, al contrario de lo que se piensan, necesitan orden, y al mismo tiempo, pensamiento divergente, o sea, tener muy claros los elementos que tiene para combinar, como si de ingredientes para cocinar un plato se tratara. Seguramente, con los mismos ingredientes, distintos cocineros hacen obras de arte totalmente diferentes y únicas (y riquísimas:).

Lo mismo sucede con la improvisación musical, se puede empezar desde el primer momento en que uno se aproxima a tocar un instrumento, cualquiera que sea, incluido el canto, a experimentar con pocos elementos/sonidos (puesto, como decían los sabios griegos antiguos: «de la nada, nada viene»), igual que un niño comienza a expresarse (es decir, no reproducir los deseos de otro, sino transmitir a su entorno su propio mensaje emanado desde lo más íntimo de su ser).

La educación musical tradicional peca de «exceso de literalidad» en la interpretación de obras de otros compositores, como si lo único importante, bueno y válido fuera la reproducción de «lo que han hecho otros». Ningún compositor tocó dos veces del mismo modo su obra, tampoco la construyó sin antes haber experimentado mucho (es decir, podría afirmarse que muchísimas composiciones escritas son el reflejo de momentos improvisatorios que reflejan la identidad y necesidad creativa de su autor).

La creatividad musical está al alcance de todos.

Mi experiencia me dicta que la creatividad se puede y debe trabajar y que los alumnos creativos son más expresivos, se sienten más respetados en su personalidad como músicos y son más conscientes de las esencias musicales, siendo capaces de valorarlas con mayor sensibilidad.

En Aprende a Improvisar al Piano reúno treinta años de práctica improvisadora con un sinfín de actividades que ayudarán tanto a principiantes como a músicos experimentados a explorar otros caminos musicales. He prestado especial atención a prestar recursos en el máximo número posible de estilos, tanto clásicos como populares y modernos, incluyendo mucha variedad en escalas, ritmos, esquemas armónicos…

¡La música puede cambiar el mundo: tu creatividad musical es necesaria!

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.