0
Industrias Creativas

HIST♀RIA: Francesca Caccini

Francesca Caccini

HIST♀RIA: Francesca Caccini

En el viaje hacia el descubrimiento de las mujeres de la historia es mi intención escribir sobre Francesca Caccini (Florencia 1587 – 1640). Probablemente, a la mayoría de las personas que diariamente no tienen contacto con la historia de la música y de la composición, su nombre en sí mismo no les dirá nada. Francesca Caccini  fue una compositora, cantante, profesora de música y poeta italiana del Barroco, conocida por ser la primera mujer compositora de ópera de la historia.

En aquel tiempo la figura del compositor y músico recaía preferentemente en los hombres (aunque creo que esto sigue vigente hoy en día). Las mujeres podían aprender música de manera más profesional solo si eran de una familia de músicos o si vivían una vida religiosa. Francesca pudo iniciarse en el estudio de la música ya que provenía de una familia muy conocida en el mundo musical en aquel tiempo: era hija del compositor y cantante Giulio Caccini (quien la inició en el canto, el laúd y la composición) y de la cantante Lucía Gagnolanti.  En la música destacó en la composición, empezando a componer sus primeras obras a los 18 años, de igual manera que en el canto y en liuto, chitarrinetto y clavicembalo. Francesca fue una mujer muy cultivada; además de la música fue instruida en los idiomas cantados como el francés y el español así como en las letras, escribiendo poesías en latin y en vulgar.

Francesca y sus principios en la música

Son varios los primados que se reconocen a Francesca Caccini. Uno es haber formado parte de Concerto Caccini, uno de los primeros ensembles de la historia junto a los miembros de su familiaCon solo 13 años, en el 1600, alcanzó la fama cantando durante la boda de Enrique IV de Francia y de María de Medici, donde impresionó al público presente en el acto. La notoriedad del ensemble Concerto Caccini se propagó no solo en Florencia, sino en toda Italia transmitiéndose más allá de Los Alpes llegando a corte francesa.  Por ello el rey de Francia Enrique IV y la reina María de Medici enviaron dos cartas a Fernando I y a su esposa pidiendo que el ensemble al completo fuese enviado a su corte. En el 1604, la familia Caccini al completo viajó a Francia. Francesca Caccini  actuó en la corte del Rey de Francia obteniendo fama y honores. El mismo rey Enrique IV quedó impresionado con sus actuaciones y le propuso que se quedaran en su corte. Sin embargo, los funcionarios florentinos por mandato de Fernando I se opusieron, y ella regresó a Italia, donde su fama siguió creciendo.

Francesca en Florencia

A su regreso a Florencia, Francesca entró al servicio de los Granducas de Toscana hasta 1627 recibiendo un salario mensual muy alto, de alrededor de 10 escudos, transformándose así en el músico más pagado en aquel tiempo. En la corte del Granducato completó su formación humanística y empezó a ejercer como profesora de música abriendo una escuela de música dedicada al canto.

El éxito como compositora le llegó en 1615 con la representación de il Ballo delle Zigane enteramente musicado por ella y representado en el palacio Pitti. Del Ballo ha llegado hasta nosotros solo el libreto escrito por F. Sarcinelli. En agosto del 1618 se publicó en la imprenta de Zanobi Pignoni de Florencia Il primo libro delle musiche a una e due voci di F. C., ne’ Signorini dedicate all’Illustr. e Reverendissimo signor Cardinale de’ Medici, una de los dos escritos que han perdurado hasta el día de hoy. En la obra pueden encontrarse una serie de composiciones en las que puede reconocerse la influencia estilística de su padre. En el 1619  se representó en los Uffizi la Fiera de Buonarroti, un espectáculo de corte acompañado por composiciones realizadas por Francesca Cecchini y Marco da Gagliano, pero también en este caso sus composiciones se han perdido.

El éxito  internacional como compositora le llegó en el 1625 cuando con ocasión de la visita a Florencia del príncipe de Polonia Ladislaus Sigismondo se presentó la ópera Liberazione di Ruggiero da l’isola d’Alcina, con libreto escrito por Ferdinando Saracinelli, con la que obtuvo tal éxito que llegó a interpretarse en Varsovia en 1628, y fue la primera ópera italiana representada fuera del país. Esta ópera es el otro legado que ha perdurado hasta nuestros días.

Los datos de los últimos años de su vida son escasos. Existen documentos en los que aparece una Francesca Caccini, esposa de un senador, muerta en 1640, aunque otras fuentes datan su muerte en 1630.

Para saber más sobre Francesca Caccini y otras compositoras italianas aconsejamos el libro Note di Donne de Daniela Domenici ed. youcanpint 2015.

Acerca del autor

Andrea Vincenti

Arqueólogo y cooperante. Viajero y Knowmad. Trabajo desarrollando proyectos que generan impacto positivo en la sociedad a través de proyectos sociales que involucran patrimonio y comunidades locales, buscando la mejora de la vida de las personas.

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x