Fantasmas fenicios

Fantasmas Fenicio: Representación de lo intangible Parte II (Lee también parte I: Representación de lo intangible y parte III: From cave to rave)

Continuando la línea anunciada en el número anterior, queremos aquí describir un trabajo donde el sonido se convierte en el principal vehículo emocional con el fin de operar una reconstrucción arqueológica basada en la sugestión.

Entre los proyectos realizados por Tangatamanu para Studio Azzurro, destaca en este sentido el trabajo comisionado en 2007 por la Regione Sardegna para el sitio arqueológico de Santadi – Pani Loriga, realizado en forma de instalación sonora interactiva, donde resulta con particular evidencia el rol evocativo del sonido, con sus valores simbólicos. Leonardo Sangiorgi (que junto a Paolo Rosa e Fabio Cirifino, es co-fundador del colectivo artístico Studio Azzurro, www.studioazzurro.com), en una entrevista sobre la relación entre sonido, rumore y música en el trabajo de este colectivo, recuerda como el ambiente sonoro del proyecto arqueológico haya sido “devuelto en el sitio donde ha sido extraído”, poniendo en relación personas lejanas en el tiempo pero no en el espacio, “el trabajo de arqueología musical ha recreado un flujo sonoro constituido por música, idiomas antiguos, sonoridades concretas. (…) devolviendo estas sonoridades en su lugar de origen, donde estas personas cantaron, bailaron, hablaron, vivieron. (…) El lugar vuelve protagonista devolviéndonos los sonidos extraídos de sus sedimentos históricos” (MORELLI A., SCARANI S. (2010). Sound design – progettare il suono. Bologna; Pitagora Editrice.)

Il Sentiero Sonoro (Pani Loriga) from Tangatamanu on Vimeo.

El Sentiero Sonoro (esto es el nombre del proyecto), es constituido por once trípodes sensibles, aparatos interactivos autoalimentados, que representan un sistema no-invasivo, que se activa sólo con el aproximarse de un visitador, difundiendo música, sonidos, informaciones, y no necesita de cables y conexiones eléctrica o instalaciones fijas. Las voces, en fenicio, surgen como desde el aire, como fantasmas sonoros de los habitantes que aún pasean por estas calles casi borradas, la música, basada en un intento de reconstrucción histórico, fruto de una investigación llevada a cabo con la colaboración de arqueólogos y arquemusicologos, envuelven suavemente el ambiente generando un tipo de realidad aumentada intangible, puramente sonora, capaz de viajar en el tiempo. El sonido de unas cigalas grabadas deja lentamente espacio al sonido real del viento en las ramas de los arboles, mientras se acercan un rebaño de ovejas invisibles, acompañadas de las voces de los antiguos habitantes, casi como susurros, fantasmas que albergan estas landas entre nos otros, y la música arcaica de instrumentos de viento y cuerdas.. El trípode, ideado y construido por Studio Azzurro, recuerda el sistema de perforación utilizado para extraer testigos de hielo capaz de fijar el tiempo en sus cristales, e igual que estos testigos del tiempo, el sonido genera sugestiones que permiten vehicular la imaginación sin imponerse sobre la libera atención del público.

En conclusión, os dejamos con una enigmática frase en fenicio transliterada: Bet Rosh Shë Nogar Ish Bë Shardan. En el próximo número de Wazo, la traducción.

Para saber más:

http://tangatamanu.com/special/PaniLoriga/PLhome.html

MORELLI A., SCARANI S. (2016). “Il Sentiero Sonoro, tracce acustiche di un antico territorio”. Spazi Aurali. Milano; Postmedia books

Lee también:

Parte I: Representación de lo intangible

Parte III:  From Cave to Rave

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.