0
Industrias Creativas

¿EXISTE EL #HAMPARTE MUSICAL?

EXISTE EL #HAMPARTE MUSICAL

¿EXISTE EL #HAMPARTE MUSICAL?

Para explorar la reflexión acerca de si existe o no el hamparte musical, en primer lugar resumiremos la definición del término hamparte creada por el youtuber, doctor en arte y pintor español Antonio García Villarán. El concepto tiene su propio hastag en redes sociales (#Hamparte) y es utilizado por los seguidores de Antonio en redes sociales. La palabra hamparte se compone de “hampa”, conjunto de personas que viven de forma marginal cometiendo acciones delictivas habitualmente, y “arte”.

Antonio lo resume como el arte sin talento pero que genera grandes beneficios económicos y reconocimiento social, El manifiesto de características de estas creaciones de hamparte plástico se resumen en: fabricación con elementos del mercado común que son convertidos en elementos artísticos por el hecho de colocarlos en un espacio expositivo, la no obligación de tener talento para el desarrollo de la obra, la unidad de valor exclusivamente en el texto de acompañamiento, el excesivo valor económico que se le da a determinadas obras en el mercado de arte y la ferviente afirmación de que toda obra de un mismo artista posee gran valor.

¿Todas estas características son extrapolables a la música? Incluidas dentro de las Bellas Artes, podemos distinguir que el objeto que persiguen las artes plásticas es la de posesión de una única obra original y que el de la música es alcanzar la mayor cantidad posible de reproducciones.

HAMPARTE

¿Podríamos considerar el famoso 4’33” de John Cage como hamparte musical? Cage no creó una obra musical como tal sino que crea un concierto donde expone una idea que surge a partir de su relación con las filosofías existenciales asiáticas y que en su momento creó un desafío a las normas aceptadas por el resto con respecto al desarrollo de sucesos musicales. Cage tampoco creó una serie de obras similares a esta y no obtuvo unos grandes beneficios económicos por su interpretación en 1952. Aún así, debemos reconocer que no fue el primer músico en crear obras formadas solamente por silencio, ya que se conocen antecedentes, aunque él afirma que desconocía de la existencia de éstos.

¿Podríamos considerar el Pop (toda música sencilla y de corta duración de su vida musical) como hamparte musical? Aunque mucha gente considere las melodías que
lo componen como burdas, armónicamente simples y de estructuras muy genéricas, encontramos en este género el uso de distintos timbres, calidad sonora y por supuesto
la voz y la letra, que dan el carisma y la personalidad necesarios para ser reproducidos con asiduidad. Es verdad y me gustaría apuntar, que debemos incidir en que las
letras deberán ser más igualitarias en cuestiones de género y orientación de cada individuo, y que el papel de la mujer en la música debe destacarse.

Por último confesaré actitudes que considero hamparte musical. La primera es cualquier música que provenga de un creador plástico claramente considerado hampartista y que
desarrolle prácticas parecidas a la hora de crear contenido musical (Yoko Ono). La segunda es cualquier música que provenga de creadores que adquieran reconocimiento
social y beneficios económicos excesivamente altos. Éstos son generados por la recomendación de un artista con mayor reconocimiento. Sus proyectos musicales adquieren
un mayor valor que el del resto de músicos que crean una música de calidad parecida y carecen de esa ayuda en visibilidad. La tercera y última, es cualquier música cuyo éxito haya sido generado a través del reconocimiento de obras anteriores de un mismo artista y que contiene pocos elementos diferenciadores de obras anteriores que nos permitan analizar con claridad una evolución en el resultado del producto musical.

Por último confesaré actitudes que considero hamparte musical: la primera es cualquier música que provenga de un creador plástico claramente considerado hampartista y que desarrolla prácticas parecidas a la hora de crear contenido musical (Yoko Ono); la segunda es cualquier música que provenga de creadores que adquieran reconocimiento social y beneficios económicos excesivamente altos generados por la recomendación de un artista con mayor reconocimiento pero cuyos proyectos musicales adquieren un mayor valor que el resto de músicos que crean una música de calidad parecida y carecen de esa ayuda en visibilidad; y tercera y última, cualquier música que haya sido generada a través del  reconocimiento por éxitos anteriores a su creación por un mismo artista y que contiene pocos o ningún elemento diferenciador con lo anterior que nos permita analizar con claridad una evolución en el resultado del producto musical.

Si lees este artículo me gustaría que me hicieses llegar tu opinión y poder conversar sobre qué artistas musicales crees podrían estar incurriendo en prácticas hampartistas musicales.

Acerca del autor

Iván Quintana

¡Hola! Soy Iván Quintana. Soy compositor y emprendedor musical.

Te Puede Interesar

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x