0
Industrias Creativas

¿Estamos midiendo bien la creatividad?

¿Estamos midiendo bien la creatividad?

¿Estamos midiendo bien la creatividad?

¡Hola Waz@s! Soy Carlos Guillem, doctorando en el área de creatividad y tecnología, comunicador de la Universidad de Alicante y coproductor del programa de radio Creativiak. Quiero introduciros un tema muy presente en el trabajo de investigación en el que estoy inmerso, y trataré que os sirva de reflexión. Voy a hablaros de la medida de la creatividad y del enfoque global que se le está dando desde el campo de la investigación.

Si nos adentramos en la literatura del concepto de la creatividad, vemos que los principales tests para evaluarla se centran en el análisis de las características o destrezas de los individuos creativos. En la vida escolar, se siguen realizando tests en los que se trata de capturar la capacidad creativa de los niños según sus destrezas.

Este predominio por evaluar la creatividad estudiando a la persona me hace plantearme: ¿nos estamos equivocando? ¿no debemos poner el foco de medición de la creatividad en el producto y no tanto en el creativo?

La mayoría de estudios que trata de predecir la creatividad de los niños en base a tests falla, y es que en el proceso creativo intervienen numerosos factores externos a la capacidad individual del creativo como son el entorno, el trabajo duro, la colaboración, la experiencia en un campo, la improvisación y sobre todo la motivación.

Teniendo en cuenta que la motivación intrínseca es uno de los mayores vaticinadores de creatividad, ¿cómo pueden unos tests psicotécnicos medir el potencial creativo de un niño si no se sabe en qué área trabajará y sobre todo si encontrará la motivación necesaria para poder desarrollar su potencial creativo en un futuro?

Estamos tratando de imitar el estudio de la inteligencia, en algo que no es inteligencia, y en estudios como el de los investigadores Simonton (1994) y Stenberg (1996) se sugiere que niveles de inteligencia muy altos pueden incluso, interferir con la creatividad, ya que aquellas personas con muy altos coeficientes intelectuales pueden verse tan recompensadas con sus habilidades intelectuales que no consiguen desarrollar el potencial creativo que albergan, el cual puede permanecer latente.

En realidad, los grandes genios reconocidos como creativos suelen relacionarse con su trabajo, si piensas en Mozart piensas en sus canciones de éxito, al igual que si piensas en cualquiera de los grandes artistas de la historia, piensas en sus obras. ¿Qué sentido tiene recordar a un gran creativo si no por la grandeza de sus trabajos? Sin embargo para medir la creatividad en las escuelas no medimos los trabajos si no las cualidades de los niños para demostrar su potencial creativo. Lo mismo ocurre en la psicología y otras disciplinas, ya que la mayoría de estudios que miden la creatividad se centran el individuo y no en el producto.

¿Estamos midiendo bien la creatividad?

¿Por qué evaluamos a los creativos por sus destrezas o aptitudes en lugar de evaluar los propios productos? ¿Por qué la mayoría de los estudios de investigación de la medida de la creatividad siguen esta línea?

Vayamos al inicio de todo esto. La relación entre inteligencia y creatividad ha llevado a los métodos de medición de los segundos a seguir el rastro de los primeros, especialmente en las primeras etapas de investigación en este campo. Es necesario volver al momento después de la Segunda Guerra Mundial cuando el psicólogo Guilford comienza a preguntar acerca de la creatividad. El psicólogo experto en inteligencia creó la batería de Guilford, que es uno de los avances más importantes en la medida de la creatividad. Como los psicólogos no pueden observar la creatividad, se enfocan en los procesos mentales: motivación, rasgos de personalidad, inteligencia, recuerdos y emociones.

Después de Guilford vinieron las famosas baterías de Torrance o las de Wallace, en la misma línea. Casi 70 años después, ésta sigue siendo la línea predominante en el estudio de la medida de la creatividad.

Evitando infravalorar todo el trabajo realizado en investigación sobre las cualidades y capacidades creativas del creativo, considero necesario profundizar en el estudio de la medida de la creatividad en base a productos creativos. Existen estudios interesantes y contrastados en esta línea en la que puedo destacar a la investigadora norteamericana, Susan Besemer, con su modelo Creative Product Semantic Scale (CPSS).

¿Creéis que sería más correcto decir que una persona es más o menos creativa en base a analizar de una manera más objetiva que sus obras lo son?

Yo sí y creo que es el momento de aprovechar todos los avances en tecnología y redes sociales para progresar. Actualmente desde la Universidad de Alicante estamos trabajando en este área, si tienes interés no dudes en contactar conmigo carlos.guillem@ua.es

 

Acerca del autor

Carlos Guillem

Artista Digital. Trabajando para la Universidad de Alicante desde 2008 #comunicación #creatividad #imagen #formación

Te Puede Interesar

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x