0
Industrias Creativas sin definir

“EL SUEÑO DE DON QUIJOTE” Y LA NECESIDAD DE SOÑAR

“EL SUEÑO DE DON QUIJOTE” Y LA NECESIDAD DE SOÑAR.

“EL SUEÑO DE DON QUIJOTE” Y LA NECESIDAD DE SOÑAR

Vivir del teatro es sin duda el sueño de cualquiera que alguna vez haya sentido esta vocación. Vocación a menudo condenada a la precariedad. Son muchos los que desisten y solo unos pocos los que  se mantienen firmes ante las dificultades que conlleva aceptar lo que no es ni más ni menos que tu naturaleza, algo que necesitas hacer y sin lo que tu vida no tendría sentido. Pero esto no es solo algo inherente al hecho de ser un trabajador de la escena teatral, sino que es aplicable a cualquier tipo de vocación o pasión.

Cervantes también tuvo la suya, y no le fue nada sencillo poder ejercerla. Pero él tampoco desistió. Tanto fue así que escribió la primera parte de su gran obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” en la cárcel, “donde toda incomodidad tiene su asiento”, como declara él mismo en su prólogo. Y es que todas las personas que persiguen un sueño, como el personaje de don Quijote, a menudo se encuentran con gigantes que intentan derribar y vencer ese deseo, acabar con toda posibilidad de ese sueño.

Y es ese matiz, ese tema de esta gran novela, el que nosotros hemos querido tomar como punto de partida a la hora de crear un espectáculo en torno a la figura de Cervantes y su don Quijote, en el año en que celebramos el IV centenario de la muerte de este autor.

Los sueños y la dificultad para cumplirlos,  pero también la imperiosa necesidad de no claudicar jamás, son las bases de nuestra obra.

[adswazo]

Como compañía hemos querido adentrarnos en el mágico mundo que nos propone Cervantes en su obra y llevarlo a la escena por medio de un espectáculo para todos los públicos. Fue un trabajo arduo,  ya que nos enfrentábamos a una gran novela, tanto en complejidad como en extensión, y sintetizarla en una obra de teatro se nos presentaba como un gran reto. Decidimos entonces crear nuestro propio Quijote, o quizás sea más exacto decir encontrar en la  obra de Cervantes nuestro Quijote, y desde ahí contar la historia. Una historia donde no solo hablamos de Cervantes y de su genial personaje, sino también de nosotros mismos y de la figura del creador o artista, del bailarín, del escritor, del músico,…,  personajes que tienen en común ser soñadores en sociedades donde no siempre encuentran un camino fácil.

Y en esta búsqueda inicial en nuestro proceso de creación encontramos un Quijote soñador, un Quijote valiente, que  decide ser lo que quiere ser sin complejos, sin importar los demás. Un personaje que se lanza en busca de su sueño de ser un caballero andante y de su anhelada Dulcinea, metáfora de la ilusión que persigue todo soñador, todo poeta, todo creador.  Y de esta forma, con esta actitud frente a la vida, él intenta hacer un mundo mejor.

Para nosotros encontrarnos con este personaje ha sido encontrarnos con un héroe, y es fundamentalmente un héroe por una sola cosa: porque sueña.

Y aunque don Alonso fue vencido finalmente por la realidad, extraemos y nos quedamos con la idea de que hay que soñar imposibles para avanzar, ya que todo avance nace del germen de una idea que algún ser humano imaginó. Por eso ¡vivan las quijotadas!, pues gracias a ellas el mundo avanza. Y aunque siempre es posible y muy probable caer en el desaliento, nosotros, como compañía, como creadores,  invitamos a quien se encuentre en ese momento de desazón a levantarse y a dar un pequeño paso más. En nuestro montaje, en la escena final, los personajes cantan:

“Canta si la vida amarga

tu canta, canta,

canta la esperanza.

Que los sueños

cambian el mundo

y lo hacen

mucho más hermoso.

Y si la vida te trata

mal como me trata a mi

sueña que puedes cambiarla,

tu lo puedes conseguir.

Caballero de la triste figura

no te sientas deprimido

que con tu lanza y adarga

los gigantes no podrán contigo.

Y si la vida te trata mal

como me trata a mi,

sueña que puedes cambiarla

tu lo puedes conseguir.”

[adswazo]

Éste es el mensaje principal de nuestro montaje, de nuestra lectura del Don Quijote de la Mancha cervantino. Y con él nos despedimos siempre de los espectadores, intentando dejar una ventana abierta a los sueños, a la imaginación, a la capacidad que todos tenemos para volar más allá de las fronteras que nosotros mismos nos imponemos.

Link de interes 

400cervantes.es

Otros artículos de César Denekenen en Wazo;

Wazo Magazine N.6: Cada persona es un abismo

Acerca del autor

El Jinete Verde

El Jinete Verde nace como un proyecto cultural y artístico, donde se vinculan diferentes disciplinas artísticas.

También podría gustarte

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x