0
Industrias Creativas

EDUCAR CON ARTE Y EL ARTE DE HACER COMUNIDAD

Educar con arte y el arte de hacer comunidad

Como nos recuerda el ecofeminismo, somos seres ecodependientes e interdependientes (dependemos de la naturaleza y de las personas, especialmente en determinados momentos de la vida como la infancia, la vejez, o periodos de vulnerabilidad como durante una enfermedad).

La deriva por la que nos lleva nuestro sistema nos aboca a relaciones sociales cada vez más individualistas, consumistas, fragmentadas en tiempos frenéticos y espacios aislados que dificultan cualquier atisbo de encuentro y convivencia. Al mismo tiempo, cada vez tenemos menos soberanía sobre nuestros procesos vitales, son cada vez más y más artificiales y descontextualizados. No sabemos cómo se crían los animales y vegetales que nos comemos, ni de qué y cómo están hechos todos los artefactos que utilizamos en aras de una mayor “calidad de vida”, obviando que todo, absolutamente todo proviene de la naturaleza.

EDUCAR CON ARTE Y EL ARTE DE HACER COMUNIDAD

Es por esto que se hace imprescindible crear experiencias, por mínimas que sean que contribuyan a resistir esta corriente que va a una velocidad cada vez más vertiginosa, y crear y recrear, aunque sea a modo de ensayo, comunidad.

Apostamos por las comunidades, arraigadas en sus territorios, como célula básica para la vida. Y nuestra apuesta pasa por el arte y la educación como herramientas para la construcción de otro tipo de grupos, empoderados y resilientes.

Por eso, desde el Colectivo CALA, llevamos unos años indagando cómo introducir el arte en nuestro trabajo, en muchas ocasiones en el uso de técnicas concretas y otras llegando a crear metodologías híbridas en las que la técnica artística es central.

Partimos de la base de que todo el mundo somos artistas. Todo el mundo puede producir, recibir, interpretar y disfrutar arte. Ocurre que en nuestra sociedad se ha desarrollado una concepción elitista del arte, haciéndolo deliberadamente inaccesible para marcar y acrecentar brechas. Hay 2 mandatos muy reconocibles: sólo puede ser creado por “genios”, en masculino; sólo puede ser consumido por quienes tengan la capacidad de acceder a él, de entenderlo, de apreciarlo y de pagarlo.

EDUCAR CON ARTE Y EL ARTE DE HACER COMUNIDAD

Cuando empezamos a trabajar con grupos, rompemos muchos prejuicios. Defendemos que todas somos artistas. Nos acercamos sin juicios a la creación. No existe lo bonito, lo más bonito, lo mejor o peor. Existe lo que hace cada persona y lo vemos en términos comunicativos, qué nos transmite, qué nos quiere decir.

Poco a poco se va rompiendo esa tiranía marcada a fuego del que “yo no valgo”, y al cabo de un tiempo hemos sido capaces de crear de forma conjunta y casi mágica una creación artística común. No hay mayor satisfacción, ni mayor empoderamiento personal y grupal que cuando un grupo muestra los resultados artísticos de su proceso creativo a su comunidad.

Además, cada vez que hacemos esto estamos resignificando el arte. Rebelándonos contra los mandatos del heteropatriarcado capitalista que utiliza el arte para distanciarnos.

En nuestra cultura lo racional y la palabra (oral o escrita), tienen un lugar preponderante. Nos dimos cuenta de que, en nuestras metodologías educativas, que pretenden ser participativas, que tienden a buscar la horizontalidad en los grupos, que tratan de equilibrar el poder… la palabra y el tipo de razonamiento asociada a ella eran los canales principales de comunicación y que por tanto podían ser en sí mismas una forma de perpetuar el poder y las diferencias que ya vienen marcadas de origen. 

El arte, como forma de comunicación no tiene porqué usar la palabra o no sólo. De repente, quienes se expresan peor a través de la palabra descubren la comodidad de expresarse con el cuerpo mientras bailan o interpretan, o dan brochazos o dibujan o cantan y no necesariamente bien, como genios, sino que lo hacen en libertad.

Y porque en un momento de gran incertidumbre, el arte en comunidad puede ser la mejor forma de alimentar la esperanza.

EDUCAR CON ARTE Y EL ARTE DE HACER COMUNIDAD

ADENDA

Para saber más: Algunas de nuestras experiencias.

Utilizamos de forma menos sistematizada otras muchas disciplinas para momentos concretos, la música, la expresión corporal, pero podemos decir que las disciplinas en las que más hemos indagado son el Teatro de las Oprimidas y la pintura mural.

En el Teatro de las Oprimidas nos hemos ido formando y no lo hemos desarrollado como tal, pero sí hemos cogido muchas de sus técnicas y claves para introducirlas en nuestras dinámicas y nos permite siempre ir más allá.

Por ejemplo, para abordar conflictos con adolescentes ha sido muy potente. Un grupito representa un conflicto, mientras el resto observa y después entre todos y todas se ensayan distintas formas de resolver la situación. Representándola de nuevo tantas veces como se necesite. Entrenando otras formas de relaciones posibles, ensayando otra vida real, otro mundo posible.

En cuanto a la pintura mural, hemos aprendido el método “Mural Moral” desarrollado por Krisztina Katona a partir de su experiencia con murales comunitarios en Nicaragua. El método permite mediante el uso de técnicas artísticas, sobretodo plásticas, pero no sólo, pintar un gran mural de forma colaborativa. 

Este primer vídeo es del curso internacional que organizamos para aprender el método

El segundo es el reportaje que nos hizo la televisión de Alburquerque del primer mural comunitario que pintamos en nuestro pueblo. Se explica muy bien el proceso al completo.

En nuestro canal de vimeo se pueden ver otros vídeos de otros procesos desarrollados y paseando por las calles y espacios de nuestro pueblo se pueden disfrutar algunos murales hechos en, por y para la comunidad.

Podéis leer el número completo de WAZO MAGAZINE: Pioneers pinchando aquí

Acerca del autor

Leticia Sanjuán Sanz
Educadora Social en Colectivo CALA | Web

Desde hace más de 12 años practico y aprendo educación transformadora con mis compañeras del Colectivo CALA en Alburquerque (Badajoz) principalmente, pero también en cualquier otro lugar (físico o virtual) donde se reclame nuestra presencia para facilitar y dinamizar grupos, regular conflictos, (trans) formar y desarrollar proyectos de educación en valores alternativos (a los hegemónicos).

Colectivo CALA

Colectivo CALA es una organización de Educación en Valores Alternativos afincada en el medio rural.

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x