0
Industrias Creativas

Am I too loud?: Divinity

wazogate.com

La profesión de pianista acompañante se ha visto revalorizada y dignificada en las últimas décadas gracias a la inmensa contribución de pioneros como Gerald Moore (cuyas interesantísimas memorias dan título a esta sección) y de tantísimos otros profesionales de posteriores generaciones. Utilizaré aquí el término pianista acompañante por ser, tradicionalmente, el más empleado en España. Sin embargo, conviene señalar que existe un debate acerca de la idoneidad de este término; ello es debido a que la palabra acompañante tiene ciertas connotaciones negativas, al dar a entender que el pianista tiene un papel secundario o accesorio. Esto último es muy cierto en algunos casos: por ejemplo, el acompañamiento de algunas arias operísticas a veces no es más que un mero soporte rítmico y armónico. Por el contrario, en la música de cámara (la escrita para formaciones instrumentales reducidas en las que cada instrumento toca una parte individual), el rol del piano es, a menudo, igual o incluso más comprometido que la parte del solista. No sin razón Beethoven y Brahms titularon sus composiciones a dúo como “sonatas para piano y violín” o para “piano y clarinete” (por citar dos ejemplos), en ese orden.

Resultaría muy difícil trazar un perfil general de los pianistas acompañantes; quizás podría decirse que tienen en común la curiosidad por conocer un amplio repertorio, el interés por desempeñar tareas variadas y, a menudo, el deseo de permanecer en un discreto segundo plano. También, por supuesto, el gusto por hacer música junto a otros, compensando en parte la soledad que requiere el estudio de un instrumento de las características del piano. A menudo se critica el divismo de los solistas con los que los acompañantes deben colaborar, muy especialmente en el caso de los cantantes. En el transcurso de mi carrera profesional he tenido la oportunidad de trabajar con un buen número de artistas líricos, especialmente jóvenes, y he podido constatar que, efectivamente, los cantantes son un caso especial entre los músicos, ya que son a la vez instrumento e instrumentista. Asimismo, el componente actoral del canto lírico requiere una seguridad y una extraversión superior a la media. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las excentricidades que puedan desarrollar no van más allá de la necesidad de cuidar su instrumento (la voz) y de rendir al máximo de sus posibilidades. No hay más divos (en el sentido peyorativo del término) entre los cantantes que entre otros músicos, o incluso entre otros profesionales, aunque no faltan las excepciones que confirman la regla.

Existe un tópico acerca de los cantantes que habla acerca de sus peticiones estrambóticas de última hora, a menudo a costa de la salud mental del pianista. Sin embargo, hasta la fecha, nunca nadie me ha hecho tal tipo de peticiones; la inmensa mayoría de mis colegas de profesión son conscientes de la exigencia de nuestra labor. No obstante, siempre existe el temor inconsciente de tener que afrontar algún imprevisto y de estar a la altura de las circunstancias. Citaré como anécdota una de mis primeras actuaciones públicas durante mi estancia en Londres. Pocos minutos antes de salir a escena, el tenor al que debía acompañar formuló la fatídica pregunta “¿puedo pedirte algo?. Pese a que de pronto temí tener que leer a primera vista un aria de Stravinski o tener que transportar sobre la marcha un lied de Wolf, mi colega simplemente quería saber cómo se pronunciaba mi apellido, para así poder presentarme. Como podrán imaginarse, mi clase de fonética exprés fue infructuosa… y no sería sino la primera de muchas (también infructuosas). Sirva esta anécdota para romper prejuicios y animar a todo el que lo desee a acercarse al maravilloso mundo del repertorio vocal. Let the florid music praise!

Acerca del autor

Marta Lozano Molano
Presidenta Wazo Sociedad Cooperativa-Directora Wazo Magazine | Web

¡Hola! Soy Marta, compositora de música social y activista. Actualmente aplico mi creatividad a la innovación social generando igualdad de oportunidades, desarrollando talento y creando un impacto positivo en la sociedad con la entidad sin ánimo de lucro que presido: Wazo Coop.

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comentarios
Más antiguo
Lo más nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Mr. Stjernberg
Mr. Stjernberg
5 Años hace años

¡Brillante artículo! Yo mismo me doy por aludido y puedo confirmar que el divismo de los cantantes cada vez es mayor, pero es algo innato… Creo… Tal vez los que nos dedicamos a usar la voz como instrumento deberíamos informarnos un poco sobre el concepto de acompañamiento. O quizás se le deba llamar de otra forma: complemento, sería la palabra adecuada.

¡Me muero de ganas de seguir leyendo artículos de esta guisa!

César Vallejo
Responder a  Mr. Stjernberg
5 Años hace años

¡Muchas gracias! Sí, hay muchos tipos de acompañamiento, a veces sí es un mero soporte, ¡pero otras veces veces la parte del piano es bastante más difícil que la «solista»! Ya lo menciono en el artículo. Y el divismo, en un sentido neutro, no es malo, incluso creo que es necesario en algo tan exigente y enérgico como es la ópera.

César Vallejo
Responder a  Mr. Stjernberg
5 Años hace años

Efectivamente, es cosa de dos. La responsabilidad del pianista es muy importante, pues puede contribuir tanto para bien como para mal en el resultado de una interpretación. Lo ideal es que haya una retroalimentación, discutir las ideas musicales para llegar a un punto de acuerdo y que a la hora de la verdad surga esa «magia» que da el inspirarse mutuamente con el extra de creatividad que da la adrenalina del directo (eso hablando en una situación ideal, ¡a veces no hay más remedio que recurrir al «sálvese quién pueda»!)

Pianista Acompañado
Pianista Acompañado
5 Años hace años

Está claro que los cantantes en general están hechos de otra pasta. Algunos consideran a los acompañantes como si fueran players con los que hacer el karaoke. ¿Está usted seguro de que los pianistas son un complemento y no la base de la interpretación? En mis años de experiencia he tenido la oportunidad de acompañar a gran variedad de instrumentistas y opino que se trata de un trabajo en equipo, no de un mero adorno.

Marta Lozano Molano
5 Años hace años

Todos llevamos un/a pequeñ@ Div@ dentro…

César
César
Responder a  Marta Lozano Molano
5 Años hace años

Y el que diga que no, miente como un bellaco.

Pin It on Pinterest

6
0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x