0
Industrias Creativas

Del Slide al Synth

www.wazogate.com

Para ser un auténtico “Guitar Hero” de otra galaxia no es necesario más que una guitarra, un ampli, talento y muchas horas de estudio, pero desde hace décadas la guitarra eléctrica ha sido rodeada de miles de accesorios y aparatos, cosa que me encanta porque hace que sea un instrumento mucho más expresivo si cabe.

Desde el uso del cuello de una botella a modo de Slide para conseguir deslizarse de una nota a otra, lo habréis escuchado en el Blues sobre todo, hasta los más complejos sintetizadores hay un mundo infinito de efectos para guitarra. La propia guitarra y el amplificador ya son elementos bastante complejos y llenos de circuitos y cables. Sacar un sonido característico que nos defina como guitarrista debería ser suficiente con estos dos elementos pero los guitarristas son seres inquietos y curiosos y no parece suficiente con esto.

Modular Synth Live Performance 3 from Gregg Wilson on Vimeo.

Un claro ejemplo es Brian May (Queen) cuyo sonido es inconfundible. Fabricó su propia guitarra a su gusto, la “Red Special”, que además toca con una moneda de 6 peniques. Una configuración de múltiples amplificadores combo y un efecto Wha Wha que popularizó Jimi Hendrix. Hemos visto a Jimmy Page de Led Zeppellin tocando con un arco de violín la guitarra, a Eddie Van Halen con un taladro acoplándolo a las pastillas de la guitarra para hacerla sonar como un motor, a Paul Gilbert  también usando taladro, guitarras con tres mástiles y el uso de la palanca de Vibrato hasta la extenuación a Steve Vai y a un billón de guitarristas más cada cual con su histrionismo haciendo malabares con cientos de pedales multiefectos.

Lo más curioso es cuando la guitarra convierte su sonido en otra cosa: llega el sintetizador de guitarra. Robert Fripp o Allan Holdsworth son varios claros ejemplos de guitarristas que utilizan sintetizadores. Mediante un sistema que recoge las vibraciones de las cuerdas de la guitarra y las convierte en información que envía a un módulo o a un PC y éste se encarga de hacer que suene con el timbre que deseemos, desde el sonido de un piano, un cuarteto de cuerdas, un coro o sonidos sintetizados de otros mundos.

Entre tantos accesorios uno se pierde, B.B. King únicamente necesitaba a Lucille, a veces menos es más, solo a veces…

Acerca del autor

J. CARLOS CASO

Licenciado en Educación Musical he dado clases de guitarra y he subido a cientos de escenarios junto a grandes músicos y amigos, para mí es una de las mejores experiencias de este mundo junto a la composición musical.

Te Puede Interesar

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x