Cultura y nuevos modelos de turismo

Cultura y nuevos modelos de turismo

Personas viajeras, nómadas, turistas… es en definitiva lo que somos. Pero hay muchas maneras de ver el mundo, y el turismo abre un abanico inmenso de posibilidades.

El concepto de turismo cultural, un tanto manido hoy en día, esconde un modelo interesante que siempre me ha atraído, por lo que ese ha sido uno de los focos de atención durante mi estancia en el Impact Hub Zagreb en Croacia con Arte en Ruinas. Este país ha conseguido encontrar un cierto equilibrio entre turismo y cultura, aunque al igual que en nuestro modelo, el turismo de sol y playa es un estigma (no obstante, muy lucrativo) del que es difícil desprenderse.

Concretamente Zagreb ha alcanzado un alto nivel de sofisticación es su manera de abordar el turismo, con un perfil de visitante muy enfocado en la cultura, que al llegar se ve abrumado por la diversa oferta cultural de la ciudad. En cinco semanas he asistido a varios festivales de arte callejero, arte urbano, música, una programación muy mimada en los museos y un sinfín de nuevas propuestas como visitas guiadas alternativas o Escape Rooms.

Cultura y nuevos modelos de turismo

He tenido la oportunidad de organizar, junto a los compañeros de Asiri Marketing, un evento centrado en los nuevos modelos de negocio en el sector turístico: StarTurismo. En este encuentro nos dimos cuenta de que el turismo y la cultura van de la mano y ofrecen modelos más respetuosos y sostenibles que el turismo de masas.

Evidentemente, cada país tiene un modelo turístico distinto que se ramifica a su vez dependiendo de diversos factores. En España, por ejemplo, el turismo de costa es el principal atractivo y fuente económica, sin embargo en los últimos años se está realizando un esfuerzo centrado en el turismo de interior, mucho más ligado a la cultura y el mundo rural. No hay que obviar ejemplos tan importantes como el camino de Santiago, que atrae un volumen inmenso de visitantes foráneos, un perfil ávido de conocimiento que busca experiencias nuevas, en la mayoría de los casos ligadas al mundo cultural.
Esa precisamente es una de las necesidades del turismo cultural, atraer a turistas que vienen de fuera sin olvidar el turismo nacional. Ambos perfiles se enriquecen mutuamente con el intercambio de conocimientos y experiencias.

Cultura y nuevos modelos de turismo

Por otra parte, para las zonas más deprimidas el patrimonio y la cultura son una fuente de atracción para el turismo y, por lo tanto, también de regeneración económica. Zonas llenas de monumentos, en muchas ocasiones en total estado de abandono, tendrían ocasión de revitalizar su actividad y darle una segunda vida a su comunidad. En Croacia tuve la ocasión de ver modelos muy interesantes, como es el caso de la pequeña localidad de Murter, situada en una isla paradisiaca donde sus poco más de 5000 habitantes tenían grandes problemas para sustentar su economía tras el tirón turístico del verano. Pues bien, un grupo de jóvenes consiguió darle una nueva vida al período invernal creando un modelo cultural basado en las experiencias, donde visitantes convivían, trabajaban y compartían su tiempo con los habitantes de la isla.

Este no es más que un ejemplo de cómo el turismo puede ser respetuoso a la vez que sostenible económicamente, con el nexo de la cultura como bandera.

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.