0
Economía Social y Solidaria Industrias Creativas

Contribución de la Economía Social y Solidaria a la Arqueología Sostenible

CONTRIBUCIÓN DE LA ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA A LA ARQUEOLOGÍA SOSTENIBLE

La arqueología es una ciencia que ayuda a la sociedad actual a entender la cultura de las comunidades del pasado. Lo hace a través del análisis de los objetos y aquellas obras construidas por los pueblos antiguos cuyos resultados ofrecen conclusiones en torno a su cultura y sus formas de vida y sociedad.

Esta labor tan importante se hace posible gracias al trabajo de profesionales de la arqueología. Personas que con sus esfuerzos sobre el campo, en laboratorios, en aulas dando clase y/o escribiendo artículos académicos y divulgativos hacemos que la sociedad actual pueda entender más y mejor la cultura de las comunidades del pasado.

Hoy en día tanto instituciones públicas como entidades privadas encuentran dificultades para obtener los fondos necesarios para llevar a cabo proyectos de arqueología de manera viable y sostenible en términos económicos, técnicos y de recursos humanos. Esto provoca condiciones laborales precarias que influyen de manera negativa en la vida personal, profesional y familiar.

Desarrollo sostenible y arqueología

Teniendo en cuenta esta situación me pregunto cuál será el futuro de la arqueología. Los proyectos poco viables que no tienen en cuenta las condiciones laborales no son viables ni a corto ni a largo plazo. Entonces ¿qué fórmulas podemos emplear para satisfacer las necesidades de las personas que hacen posible la arqueología en el presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones?

Yo soy arqueólogo. Hace años cuando me licencié en Conservazione dei beni culturali e naturali por la Universidad de Pisa no imaginaba que a lo largo de mi vida profesional me iba a encontrar tan a menudo con condiciones laborales precarias y proyectos que fracasan por falta de viabilidad o por su desconexión con el tejido social.

Actualmente soy socio fundador de Wazo Coop, cooperativa de iniciativa social sin ánimo de lucro que genera impacto positivo en el medio rural. Mi labor se centra en desarrollar proyectos sociales que involucran patrimonio y comunidades locales, buscando la mejora de la vida de las personas. Este tipo de proyectos se enmarcan en la Economía Social y Solidaria, un sistema que pone en el centro de la economía el bienestar de las personas y sus necesidades. Estos proyectos fallidos que mencionaba quizá no habrían fracasado si hubiesen implementado los principios de la Economía Social y Solidaria.

arqueología sostenible

Economía Social y Solidaria

La Ley 5/2011, de 29 de Marzo, define como Economía Social el conjunto de las actividades económicas y empresariales, que en el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que, de conformidad con los principios recogidos en el artículo 4, persiguen bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos.

Según CEPES, La Confederación Española de Empresas de Economía Social, los principios que orientan a la Economía Social en España son:

– Primacía de las personas y del fin social sobre el capital, que se concreta en gestión autónoma y transparente, democrática y participativa, que lleva a priorizar la toma de decisiones más en función de las personas y sus aportaciones de trabajo y servicios prestados a la entidad o en función del fin social, que en relación a sus aportaciones al capital social.

– Aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica principalmente en función del trabajo aportado y servicio o actividad realizada por las socias y socios o por sus miembros y, en su caso, al fin social objeto de la entidad.

– Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.

– Independencia respecto a los poderes públicos.

En la Economía Social y Solidaria podemos encontrar figuras jurídicas como las cooperativas, las fundaciones, las asociaciones…

La Economía social y solidaria cuida de las personas y de sus proyectos. Precisamente lo que necesita la arqueología sostenible.

Analizando los principios de la Economía Social y Solidaria se observa un modelo de futuro para la arqueología. Este sistema promueve la democracia, la estabilidad laboral, la cohesión social, la igualdad de oportunidades, la conciliación familiar… Contribuye de manera fundamental en la respuesta a las necesidades de los y las profesionales de la arqueología a la vez que asegura la viabilidad y sostenibilidad de los proyectos en términos económicos y técnicos. Y además genera impacto positivo en su entorno más cercano.

¿Cuáles son las entidades que conforman la Economía Social y Solidaria?

Esta pregunta encuentra la respuesta en la Ley 5/2011 de 29 de marzo de Economía Social. Las entidades que forman parte de este diverso conjunto empresarial que es la Economía Social al que pueden optar las personas y los colectivos, son: las cooperativas, las mutualidades, las fundaciones y las asociaciones que lleven a cabo actividad económica, las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de pescadores, las sociedades agrarias de transformación y las entidades singulares.

Hoy en día hay numerosos intentos de empresas o iniciativas que bajo el lema del Emprendimiento Social se hacen pasar por empresas sociales, pero no tienen nada que ver ni con los valores ni con los fines de la economía social, siendo éstas empresas de base capitalista. Por ello en este artículo se muestran las figuras más interesantes y algunos ejemplos para el desarrollo de actividades relacionadas con la arqueología y el patrimonio.

Cooperativas

Seguramente es la más conocida por el gran público aunque también la más misteriosa debido a su múltiples formas. Las clases más favorables para profesionales de la arqueología son sin duda la cooperativa de trabajo asociado y la de iniciativa social.

La cooperativa de trabajo asociado es la unión de una serie de personas que quieren desarrollar una actividad compartiendo la propiedad de la entidad, que tiene forma societaria. Éstas se convierten en socias trabajadoras que llevan en común la gestión del trabajo desarrollado por cada una de ellas. Las personas socias trabajadoras deben ser siempre personas físicas que en caso de quiebra responderán con su aportación al capital social, nunca con los bienes de su patrimonio.

Este modelo es aconsejable para profesionales de la arqueología que quieren cooperativizar sus servicios relacionados con el campo arqueológico (excavaciones, proyectos preventivos, documentación, señalización, musealización de espacios, divulgación…).

Un ejemplo: Arbore Arqueoloxía S. Coop. Galega

Cada comunidad autónoma tiene su legislación específica sobre las cooperativas, de modo que os recomiendo visitar la web de COCETA para encontrar la información específica de vuestra zona.

La cooperativa de trabajo asociado es la unión de una serie de personas que quieren desarrollar una actividad compartiendo la propiedad de la entidad, que tiene forma societaria. Éstas se convierten en socias trabajadoras que llevan en común la gestión del trabajo desarrollado por cada una de ellas.

Cooperativas de Iniciativa Social

Es una Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social la que tiene por objeto la prestación de todo tipo de servicios sociales, públicos o privados, mediante la realización de actividades sanitarias, educativas, culturales u otras de naturaleza social. Se trata de un modelo que suele ser sin ánimo de lucro y es una fórmula indicada para profesionales que trabajan en el desarrollo de proyectos con impacto social.

Yo personalmente formo parte de Wazo COOP, cooperativa de iniciativa social sin ánimo de lucro que diseña e implementa proyectos para el desarrollo rural a través de la industrias creativas y culturales. Mi trabajo se centra en desarrollar proyectos sociales que involucran patrimonio y comunidades locales, buscando la mejora de la vida de las personas.

Dos ejemplos: WazoArqueoVitis

Para saber más os aconsejo visitar la web de Cepes y de Reas. Si estáis en Extremadura podéis contactar con Wazo Coop para más información sobre este modelo.

Es una Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social la que tiene por objeto la prestación de todo tipo de servicios sociales, públicos o privados, mediante la realización de actividades sanitarias, educativas, culturales u otras de naturaleza social.

Sociedades laborales

La Sociedad Laboral es aquella Sociedad Anónima o Sociedad de Responsabilidad Limitada en la que se cumplen estos tres requisitos: 1º La mayoría del capital social es propiedad de las personas trabajadoras –socios/as–, 2º Las personas socias prestan en ellas servicios retribuidos en forma personal y directa y 3º Éstas mantienen una relación laboral por tiempo indefinido con la empresa.

Esta fórmula es muy aconsejable en arqueología para proyectos donde se contempla la participación de entidades públicas y/o privadas y personas físicas y/o jurídicas que pueden desarrollar una función no trabajadora en la organización.

Un ejemplo: arqueologiaygestion.com

Para saber más os aconsejo visitar la web de LABORPAR

La Sociedad Laboral es aquella Sociedad Anónima o Sociedad de Responsabilidad Limitada en la que se cumplen estos tres requisitos: 1º La mayoría del capital social es propiedad de las personas trabajadoras –socios/as–, 2º Las personas socias prestan en ellas servicios retribuidos en forma personal y directa y 3º Éstas mantienen una relación laboral por tiempo indefinido con la empresa

Asociaciones y colectivos

Un colectivo o asociación es una agrupación social donde sus integrantes comparten ciertas características o trabajan en conjunto por el cumplimiento de un objetivo en común. Esta fórmula está particularmente indicada para profesionales que deciden preservar, investigar, denunciar y/o sensibilizar a la sociedad sobre un determinado sitio arqueológico y/o causa social.

Un ejemplo: Asociación Madinat Albalat: yacimiento arqueológico

Para saber más os aconsejo visitar la web de Reas.

Estas son algunas de las figuras más interesantes para el desarrollo de actividades relacionadas con la arqueología y el patrimonio. La elección de la figura jurídica de vuestro proyecto dependerá de éste y de vuestro contexto personal, social, económico y geográfico. Si os planteáis seriamente constituir una empresa de economía social y solidaria os recomiendo reflexionar detenidamente sobre los pros y contras de cada figura para elegir la forma que más os convenga. Sea cual sea la figura jurídica que adoptéis en el marco de la Economía Social y Solidaria sin duda dará respuesta a vuestras necesidades como profesionales de la arqueología y garantizará la viabilidad y sostenibilidad de vuestros proyectos. También generará impacto positivo en vuestro entorno más cercano y ofrecerá un modelo sostenible para la arqueología.

Podéis leer el número completo de WAZO MAGAZINE: Raíces pinchando aquí

Acerca del autor

Andrea Vincenti

Arqueólogo y cooperante. Viajero y Knowmad. Trabajo desarrollando proyectos que generan impacto positivo en la sociedad a través de proyectos sociales que involucran patrimonio y comunidades locales, buscando la mejora de la vida de las personas.

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x