Arqueología Social en el Rebellao

La Fundación Dolores Bas de Arús es una entidad sin ánimo de lucro, nacida por deseo expreso de Dolores Bas, quien legó la totalidad de su patrimonio para mejorar la vida de las personas más necesitadas de Badajoz. Desde el momento en que fue creada, la Fundación ha prestado su ayuda principalmente a las tres asociaciones beneficiarias vinculadas: Aprosuba-3 de Badajoz, Asociación Española Contra el Cáncer y Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Buscando mejorar la calidad de vida de la sociedad pacense, la Fundación Dolores Bas de Arús se ha propuesto ampliar los objetivos marcados inicialmente en sus estatutos fundacionales para hacer llegar su ayuda a más personas y colectivos de la ciudad. Es por ello que ha decidido poner diversos bienes históricos y arqueológicos emplazados en la finca denominada El Rebellao, propiedad de la Fundación, a disposición de la ciudadanía, para disfrute y aprovechamiento social; bienes capaces de propiciar conocimiento, integración social y desarrollo para las poblaciones de Badajoz y Valverde de Leganés, en cuyos términos se ubica, así como nuevas vías de participación y colaboración.

La finca El Rebellao se encuentra situada al sur del término de Badajoz, muy próxima a las localidades de Valverde de Leganés y Almedral.  La parcela, con una extensión que supera las 400 hectáreas, atesora un rico Patrimonio Cultural vinculado a la existencia de abundante agua y fértiles tierras de cultivo, condiciones que han atraído el asentamiento humano desde la más remota antigüedad. Diversas culturas han dejado importantes evidencias de su paso por El Rebellao, habiendo legado destacados asentamientos arqueológicos de singular valía y entidad. Entre ellos han de ser destacados los dólmenes Rebellao 1 y Rebellao 2, un poblado neolítico – calcolítico, una impresionante villa romana, una aldea medieval de la que aún son apreciables los restos de la iglesia parroquial de estilo mudéjar y numerosos emplazamientos etnográficos repartidos por todo el predio.

La Fundación ha diseñado un proyecto global para la puesta en valor del Patrimonio cultural y ambiental disponible en el Rebelllao, acción filantrópica con la que se facilitará el disfrute y la investigación de nuestros bienes culturales.

El proyecto marco, que se desarrollará durante los años próximos en el Rebellao, es, además, una oportunidad única para desarrollar una experiencia absolutamente novedosa en la que el conocimiento, la valoración y la explotación de los recursos patrimoniales contarán con el trabajo y la colaboración de colectivos sociales especialmente desfavorecidos, o con dificultad en el acceso a actividades culturales, en clara consonancia con las directrices y la razón de ser de la Fundación Dolores Bas de Arús.

Formando parte de este esperanzador, innovador y ambicioso proyecto se ha realizado el I Curso de Arqueología creado específicamente para el Programa Universitario de los Mayores de la Universidad de Extremadura, programa que pretende el desarrollo científico-cultural, dirigido a facilitar y promover la ciencia y la cultura en las personas mayores, así como las relaciones intergeneracionales.

El curso, diseñado e impartido por la empresa especializada ARQVEOCHECK con dirección y coordinación de Andrea Menéndez Menéndez y Víctor M. Gibello Bravo, ha tenido contenidos teóricos y prácticos. Los alumnos, siguiendo las directrices de arqueólogos experimentados, han tenido oportunidad de intervenir durante los meses de abril y mayo de 2015 sobre el yacimiento arqueológico denominado Aldea del Rebellao, un interesantísimo asentamiento de origen romano, con continuidad de ocupación en el tiempo hasta el siglo XIV, momento en el que fue abandonado como consecuencia de las guerras entre Castilla y Portugal. Los trabajos se han centrado en la iglesia parroquial de la aldea medieval, bajo la advocación de San Ildefonso, y en su necrópolis asociada.

El curso, pionero en su género como actividad didáctica, formativa y lúdica, ha sido un éxito, pues los objetivos científicos, educativos y culturales marcados previamente han sido superados con creces. La excavación ha ampliado el conocimiento arqueológico del espacio, abriendo nuevos horizontes y fases de ocupación no documentadas hasta el momento. Asimismo, se ha formado un grupo humano sensibilizado con la Arqueología y la conservación del Patrimonio, un colectivo que ha derrochado energía y vitalidad, entusiasmado por tener la posibilidad de acceder a una actividad reservada exclusivamente a los profesionales de la Arqueología. Dado que el Patrimonio es un bien común, es obligación de arqueólogos, gestores y administraciones ponerlo al servicio de la comunidad, para favorecer su estudio, pero también el desarrollo y el disfrute de la ciudadanía.

El programa formativo tendrá continuidad en próximos cursos y campañas, el Rebellao seguirá siendo una puerta al pasado capaz de mejorar la vida presente y proyectarnos hacia el futuro.

Para saber más:

Fundación Hija de Pepe Reyes, Dolores Bas de Arús

Descarga el artículo

Disfruta on line del nuevo número de Wazo Magazine

ETIQUETADO EN:


Deja un comentario

Su direccion de email no sera publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*