0
Industrias Creativas

Almenara, un castillo en la cota mil

A mediados del siglo XVI se fecha el último documento que nos relata algún aspecto de la vida diaria en el castillo de Almenara. Las salas de armas se hallan guarnecidas y la fortaleza permanece avituallada. Medio siglo después otro documento nos describe el castillo ya deshabitado y cuya piedra es solicitada para la construcción de la cercana ermita. Cuatro siglos más tarde, Puebla de Almenara es un municipio del suroeste de la actual provincia de Cuenca, de apenas 350 habitantes censados y que toma su nombre de la carta puebla que le otorgara D. Juan Manuel, señor de aquellas tierras, en el año 1325. Almenara  se halla entre dos de las puertas de la España despoblada, Tarancón y Quintanar de la Orden, las puertas de la Mancha de Cuenca, al sur de uno de los grandes páramos de tierra inhabitada que hoy es el centro del este peninsular.

Almenara

Con certeza sabemos que el castillo apenas fue habitado unos trescientos años, menos del periodo que ha estado desierto. Ahora dejará de ser un castillo en la cota mil para ser un activo patrimonial, una fortaleza que nos ilustre sobre aquellos siglos en los que fue habitado. Un proyecto de consolidación y seguridad, así como el preceptivo proyecto de actuación arqueológica, se encuentran a punto de iniciar sus trabajos de campo. En una primera fase vamos a ordenar el acceso y los recorridos interiores, además de señalizar y acotar los lugares a los que se puede acceder sin riesgo. También se realizará la recogida de elementos desplazados de sus lugares originales. En definitiva, preparar la casa que vamos a habitar.

Almenara

Rehabitar la España despoblada. Queremos que este proyecto sea un ejemplo, y no aislado, de rehabitación de aquellos edificios que en su día fueron eje de los territorios que hoy permanecen aislados. Volver a hablar de aquellos lugares que fueron escenario de decisiones y alianzas que rigieron la vida diaria de los habitantes de aquellos paisajes. Habitar en clave del siglo XXI, volver a los sitios y dotarlos de contenido, provistos de estructuras que hagan posible el acceso y el recorrido, sin aportar nada innecesario. Pero no solo pretendemos habitar sobre la cota mil, también en la cota cero y uno, un auténtico castillo en el aire, donde también hay que edificar foto a foto, tuit a tuit, post a post, y “fortificarse” tras www.castillodealmenara.es y quizás habitar otros trescientos años. Hemos de construir un castillo nuevo, un castillo a base de ceros y unos.

Almenara

Quizás le llamemos “Almenara veinte veinte” o solamente “primera fase”, en la firme esperanza que el camino que iniciamos no tiene ya retorno a otros cuatro siglos y cuarto de soledad. Pero la idea de partida es la de revivir, dar vida de nuevo al castillo de Almenara, limpio, ordenado y seguro, como cualquier casa. Es un punto de partida. Conocer para rehabilitar, rehabilitar para rehabitar. Aunque no, no vamos a vivir en el castillo de Almenara, vamos a rehabitarlo dotándole de contenido, y que su visita, al atravesar la puerta actual, justo en la cota mil metros y llegar hasta el suelo del antiguo patio del área residencial, doce metros más arriba, tenga capacidad de evocación y trasladarnos a los tiempos en que se forjó una parte muy importante del destino de este paisaje.

Nos vemos a mil metros, en la puerta del Castillo de Almenara. Y también en la cota cero y uno, a lo largo del camino en el aire que ahora iniciamos.

Acerca del autor

José Martínez Peñarroya

Arqueólogo

También podría gustarte

0 0 vota
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x